La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

sábado, 22 de mayo de 2010

Descalcé la noche



Descalcé la noche.
Subí por los peldaños de tu anatomía
para mirarte de frente,
como solo sabe mirar un ciego: Dentro.
Giré desnudo ante ti.
Abrí despacio tu silencio con aromas de sándalo.
Mi boca se pronunció en tu piel fragante y estremecida.
No éramos nosotros sino nuestros cuerpos enlazados
los que se deshacían al paso de las horas.
Erguida y sin ambages,
botón a botón, desnudaste tu deseo con el mío.
Fuiste un ramo de rosas esparcido en mis brazos.
Todavía tengo restos de ti entregados al recuerdo.




F


5 comentarios:

Maria Varu dijo...

la noche mantendrá el aroma y la fragancia de las rosas en la subida más segura... peldaño a peldaño...

besos Fernando

ybris dijo...

De descripciones así están hechos los recuerdos del deseo.

Abrazos.

EL hueso de la cereza dijo...

anoche...en tu calle hacen un capuchino muy rico.


Besicos
Isa

Arya dijo...

".../como solo sabe mirar un ciego: Dentro../"

He tenido que regresar (luego de un dia..) para poder comentarte. Tu escrito despierta cada sentido...

Que recuerdo Fer... bellisimo!

almudena dijo...

Esplendido me parecio bello

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog