La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

sábado, 16 de enero de 2010

Fue viernes





La noche, mis pasos, el silencio de la ciudad hirviendo, las avenidas, los coches, las luces de semáforos, el frío sosteniendo el vaho de mi boca, yo debajo de un sombrero negro, mis manos calientes, mi mirada en el horizonte sin horas, una canción silbada entre los árboles, el río creciendo con sus ánades en las orillas…fue viernes…azul de Bombay y verde de Heineken…un pensamiento, una emoción, algo de comer, bares, más música, humo y unas cuantas palabras amigables…

He oído el ruido de cada sílaba antes de alcanzarme,
tenían el color del plomo y esa sonrisa de la sinceridad
cuando la muerte es un pájaro negro.

Algo de ternura tendría aquel vaso,
¿cuándo pierdes la cuenta de los gintonics?
Calida y conciliadora me dio un beso,
traído tan tarde desde el desván de su propio sueño
que ni tan siquiera pude decirle
que era demasiado hermosa para una noche de invierno.







7 comentarios:

Alimontero dijo...

Fernando, que bonito espacio este...leía que tienes varios...y mi dedo hizo click, por ahora aquí! ;-)
Me encanta el Bombay y los gintonics, no así la Heineken....

Preciosa fotografía y que buen descripción de un viernes de noche en invierno....
A veces bajar la dosis nos hace disfrutar mas de esos bellos momentos!

Salud!!

Ali♫♪

Sara dijo...

Venía para agradecerte tu visita a mi blog, y me encuentro este precioso poema...
Un besico.

Noray dijo...

"He oído el ruido de cada sílaba antes de alcanzarme,
tenían el color del plomo y esa sonrisa de la sinceridad
cuando la muerte es un pájaro negro"


Estos versos son una auténtica joya. ¡Qué belleza!


Coincidimos en el gintonic de Azul Bombay, aunque con la Hendrick's o la Citadelle también es el no va más.


Un abrazo

mos dijo...

Viernes, sábados, bares, humo, música, gin-tonics, cerveza, palabras, sonrisas, miradas,...
La ternura a veces aparece tras un vaso.
Demasiado frío este invierno; demasiados vientos de soledad en compañía.
Un abrazo de mos desde la orilla.

Doberka dijo...

uuummmmm...., Fernando, qué cálido el ambiente a pesar del invierno.

Besos

Andrea dijo...

Cuando aparece la ternura, cálida y conciliadora, cualquier noche de invierno parece cambiar, llenándose de sentimiento. Qué texto tan bonito, me gustó la canción, un abrazo Fernanado.

ybris dijo...

Nunca podremos evitar que de vez en cuando haya palabras que amenacen su sabor a plomo
o que la muerte sea un pájaro negro.
pero nos quedará siempre el consuelo o la esperanza de la ternura que existe en ciertos vasos,
o en ciertas noches invernales desde el desván de un sueño.

Formidable, Fernando.

Un abrazo.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog