La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

sábado, 2 de enero de 2010

Café París XXII








El puente de Alexander


Para poder sentir la dulce estancia del olvido,
los pasos del agua en su silencio
tienen en las palabras su urdimbre de fuego
en esta mañana en la que nadie más que tú me habita.

Arquea la caja donde te sustentas,
me duele cada huella que habla en ti
y tengo todas las ausencias rondando los barcos,
dormidos sueños, que en la orilla,
son como nuevas islas,
mundos donde todavía me puedo perder.



Este poema estaba perdido y es de la serie que escribí en París.




4 comentarios:

Dana Andrews dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dana Andrews dijo...

Me alegro de que lo hayas encontrado y nos lo regales aquí. Adoro tu serie de Paris. ¿Para cuándo un libro que los contenga?.

Laura Gómez Recas dijo...

No sería perdonable perder esa primera estrofa, Fernando. Mágica en la nostálgia y cierta, cierta, cierta. Sobre el puente más sofisticado del Sena.

Besos.
Laura

ybris dijo...

Colocado así sobre el puente y mirando, no se sabe a veces si se ve o se siente.
Deben de ser todas las presencias que nos habitan.

Un abrazo.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog