La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

lunes, 12 de octubre de 2009

Nada tengo hoy que no sepa a la noche








Nada tengo hoy que no sepa a la noche.
Réstame de este abrazo tuyo la última mentira,
dame de tus labios la pregunta acusadora,
el beso con que me has de humillar,
el lado donde se quiebra cada atardecer,
la umbría del anhelo…
casi toda mi desnudez se haya ante tus ojos
y sólo tengo estos harapos viejos
hechos de palabras
con que cubro el día a día.





F



7 comentarios:

Arya dijo...

Que fuerte, dramatico, dulce y sincero... (Hay que recordar, que despues de un dia.. siempre hay otro..)

Mi abrazo.

ybris dijo...

Baste pues tan delicado e intenso sabor nocturno.

Un abrazo.

Dana Andrews dijo...

Precioso. Al final siempre nos quedará la noche, amiga inseparable, solitaria, despiadada pero sincera.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Besar a alguien siempre es un buen ejercicio. Después de un beso siempre tienes algo más que palabras, que ya no eran poca cosa

media luna dijo...

Déjame pensar Fernando. Porque la poesía tiene el don del camuflaje y sabe adaptarse perfectamente a la piel de quien lo lee. Da igual quien sea. Y ese beso de la noche, ese beso que parece ser de humillación, tal vez sea ese último beso antes de que amanezca.
Un abrazo.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog