La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 27 de octubre de 2009

En el largo invierno





En el largo invierno comimos frutos secos,
construimos una lumbre devorando las palabras,
cada rincón nuestro fue una forja de doloroso hierro
y los susurros como todos los anhelos
tuvieron cintas de viento y de ternura
mientras que escondidos,
arropados el uno en el otro,
el tiempo insaciable buscaba derrotarnos.



4 comentarios:

Bel M. dijo...

Parece que no haya refugio contra el tiempo, ni ese calor, ni esa luz, ni lo frutos secos y las palabras. Me ha gustado mucho. Dulcemento desesperanzado.
Un beso, Fernando.

Mentacalida dijo...

No se de estaciones
yo muerdo palabras
busco rincones
acuno susurros
me crece la ternura
y me burlo del tiempo.

Un beso

Menta

ybris dijo...

Palabras que alimentan sin saciar.
El suplicio de Tántalo.
La amenaza de derrota del insaciable tiempo.
Duro invierno ese.

Un abrazo.

Lamia dijo...

¿Sabes? He tenido un fin de semana lleno de susurros intentando recuperar el tiempo perdido. Y, en verdad, me he dado cuenta de que cada rincón de esos dos días ha sido un forja de ternura que, en mi caso, derritió el hierro.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog