La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

lunes, 11 de mayo de 2009

Café París IV






Un sinfín de islas del tiempo
y las calles vacías en la lluvia.
Tañe el silencio de domingo en las mareas del río.
Las barcazas duermen como lagartos de piedra
con la cadencia de los pasos perdidos por los puentes.
Todos los puentes de la tierra saben del Sena
porque entre sus arcos los sueños traen rémoras,
las que nos hace sonreír sin venir a cuento
y dar una caricia al menos de más
a esa persona que en silencio te da su luz.
Cabe una voz y su mano fría arropada en mi bolsillo.

Los besos saben a fresas francesas limpias,
a biere a presión y expreso con la crema perfecta,
a fotografías entre los árboles y los bulevares
y con la sombra de la torre Eiffel impregnándolo todo.
Los cafés callan y nos acogen en su desnudez
con el calor que todavía tienen de la larga noche
y su déjeneur es un simple incremento de matices,
ensaladas y hierbas aromáticas
como pinceladas impresionistas
y de nuevo la sensación del tiempo detenido,
lo que hace rozarnos mientras hablamos
de les Tuileries o de la Orangerie,
del Louvre o de Les Invalides
como el reconocimiento de lo perdurable,
lo que merece la pena,
aunque sea mayo y haga un frío de invierno.


4 comentarios:

marisa dijo...

No sé por qué intuyo un viaje de esos que se guardan como un tesoro en el corazón...me alegro de verdad. besos

ybris dijo...

Ya veo por toda esta serie de Cafés París que te ha cundido bien el tiempo tras tu mirada escrutadora de todas la bellezas.
Me alegro mucho de que hayas tenido ocasión de fomentar tu afición a París.

Un abrazo.

Lamia dijo...

A pesar del frío del mes de mayo, siento la calidez de vuestros paseos. Me alegra mucho tu vuelta. Que lo sepas.

Miguel Ángel Y. dijo...

París...París...siempre nos queda París...siempre...
Besos, hermano.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog