Fernando Sarría

La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 13 de noviembre de 2018

Llenar de luz de nuevo la alberca polvorienta y seca











Llenar de luz de nuevo la alberca polvorienta y seca.
La holgura de noches que traen las lluvias
prendidas a todo milagro.
Un hombre recorre el tiempo
sin saber
que vuelve una y otra vez a su juego de pelota.
Y se refleja en todo lo que el rumor de las horas
consumidas
ha dejado al borde de sus recuerdos.
Solo entonces comprende
que nunca se va a poder ir del todo,
contempla
como su corazón no ha abandonado
todas las viejas esperanzas.


f.



Hablar y ver como se hacen las palabras









Hablar y ver como se hacen las palabras
humedad en el frío.
Sentir la a incandescencia de un verbo
cayendo en un racimo de lágrimas.
Deshacer la labor de los pronombres
cuando solo enumeran
un poco de tu propia la oscuridad.


f.



lunes, 12 de noviembre de 2018

Se quiebran las pavesas








Se quiebran las pavesas.
Siento el cielo consumado de luces que me asombran.
Yo, ando perdido en el aire, en el silencio,
respirando lo ardiente del frío.
Creo saber los viejos logaritmos de las horas,
el por qué se mueven las mareas,
el deshacer de las borrascas.
Pienso en la nieve que cubre las montañas,
mis manos frías siembran de semillas la avenida...
se va la luz lejos de mis ojos,
la vida se recoge y tiembla en un zafiro azulado...
Guardo silencio.


f.



viernes, 9 de noviembre de 2018

Me he visto pequeño empapado por la lluvia








Me he visto pequeño empapado por la lluvia
en medio de las columnas de un templo griego.
El tiempo del mundo es otro que el de los hombres
y yo soy como una semilla
que se abandona en medio del páramo.
Escribo recordando la soledad,
el murmullo que sostenía esa hora sin rostro.
El viento detenido ante mí
como hablándome un idioma de signos,
traía una película en la que imaginaba
cientos de hombres que oraban
postrados ante la estatua de Poseidón,
esperando esa caricia del azar,
ofreciendo ante mis ojos sus ofrendas,
mientras quieto y ensimismado
sentía el escalofrío de la lluvia
y el aroma de la tierra mojada.


f.



Recorro el filo de la incertidumbre








Recorro el filo de la incertidumbre
como un ciego juega al azar de la ruleta.
Aprendí desde pequeño que la vida iba en serio,
muy en serio...demasiado cuando todo era en blanco y negro
y una caricia ajena te demostraba saberte muy solo.

Volver desde cualquier parte es saber lo que es también irte.

Nunca acabas de cerrar esas heridas sin márgenes...
la hechura de tu piel tiene marcadas las horas difíciles,
las de tu corazón son líneas de fuga hacia ninguna parte.




f.



Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog